El modelo de Translator L&F ha respondido a una premisa absolutamente irrenunciable. Únicamente trabajan en la empresa traductores con formación superior y experiencia profesional (generalmente adquirida en grandes despachos de abogados, entidades financieras y compañías farmacéuticas o químicas internacionales) previas acreditables en el mundo del Derecho y de las Finanzas, o en los ámbitos científico-técnico, así como licenciados en traducción con formación posterior homologable. Este planteamiento se funda en la convicción, absolutamente corroborada en la práctica, de que toda buena traducción precisa, además de una competencia traductora, lingüística y textual contrastada, de una perfecta comprensión de la materia sobre la que se traduce. De nada sirve saber redactar con riqueza y versatilidad de estilo en tu propia lengua si no se sabe sobre lo que se escribe o traduce.

Esta primera premisa básica interactúa en nuestro modelo con una política basada en la transmisión del conocimiento y decididamente volcada a la formación interna de nuestros traductores. El Know-how de la empresa se filtra y transmite de “generación” en “generación” de traductores en el marco de un sistema interno de control de la calidad absolutamente riguroso, que prevé la revisión sistemática de todos los trabajos que se nos encomiendan. Históricamente, cada nueva “generación” de traductores se ha ido incorporando y formando progresivamente conforme el crecimiento de la demanda de nuestros servicios lo exigía, tratando con ello de mantener en todo momento un equipo de traductores flexible, perfectamente dimensionado y de la más absoluta solvencia.


Translator Legal and Financial, S.L. | Aviso legal | Términos y condiciones | Mapa del sitio | info@translator.es | +34 91 425 01 00